Categories:> Es tendencia, Arte y diseño

MADRID, CIUDAD DE MODA

Madrid es la ciudad que nos ha engatusado a muchos para establecer las sedes de nuestras vidas, del ocio diario e incluso de nuestras profesiones. Madrid atrapa poco a poco, y ya tiene a medio mundo en el saco.

Desde que las ciudades se convirtieron en el vórtice de la vida humanoide, los núcleos urbanos han ido mutando al ritmo del caminar de sus protagonistas bípedos. Si bien en un principio las urbes fueron el entorno natural de artesanos, con el tiempo comerciantes e intermediarios se hicieron con los mandos de la nave para enfilar hacia el planeta capitalista que hoy conocemos. Çatalhöyük, Ur, Babilonia, Atenas, Roma o París, cada ciudad ha tenido su tiempo de gloria y aglomeración. Ahora, es de nuevo el tiempo de Madrid.

¿MADRID?

Sí, en el centro de la península y a expensas de ser un controvertido pararrayos. La decimotercera ciudad en el ranking mundial de ciudades líderes de la globalización. La que en algún momento fue el mentidero de Lope de Vega, Cervantes, Góngora, Quevedo… y cuyo cielo fue encargado a un tal Velázquez. Todos conocemos bien los oros del pasado, pero aún nos falta descifrar los iconos de plástico del presente.

Desde hace unos años Madrid ha amparado a todos los ciudadanos del mundo errantes, huérfanos de un Berlín que les amparara. Desde que la capital de la antigua RDA sucumbiera a los agasajos de la especulación inmobiliaria, artistas, diseñadores, arquitecto, creativos en general, han buscado y han encontrado su headquarter aquí. ¡Bienvenidos todos y todas!

DE DISEÑO O NADA

Quizá suene radical, pero es nuestro pensamiento extremista. Por fin Madrid se ha dado cuenta de la importancia del diseño. Por los ojos entra el negocio y por las yemas de los dedos la calidad. Gustos aparte, el mimo y la dedicación se plasman en el diseño. Desde 2004 la Asociación Diseñadores de Madrid (DIMAD) nos viene instruyendo sobre ello gracias al apoyo incondicional que presta a los diseñadores madrileños. Una sociedad se hace mayor de edad cuando pasa del tinto peleón a la denominación de origen Ribera del Duero. Pero ese paso no es automático y requiere su tiempo. Exposiciones, mucha concept store y apertura de mente. Desde la moda al logotipo, el diseño suaviza y aviva los sentidos. En anteriores entradas te hemos hablado de sus artífices y en próximas seguiremos descubriéndote más. Arriesgados, atrevidos y muy elegantes, a todos te los puedes encontrar andando por las calles de Madrid.

ARTISTAS DE AHORA Y DE ANTES

Madrid siempre ha sido una ciudad cómoda para el artista patrio y de los alrededores. Una ciudad pequeña, de buenas luces naturales y alquileres de locales a precios decentes. Quizá estos tres factores estén en plena decadencia, pero el cebo ya funcionó y los artistas madrileños gatunos o de adopción se multiplican. Los tiempos del artista solitario han pasado a la ficción cinematográfica, y los coworkings artísticos afloran dentro y fuera de la M-30 (permaneced atentas, porque indagaremos en todos ellos), así como las residencias. La Casa Encendida, Matadero de Madrid, Casa de Velazquez y Centro de Arte Dos de Mayo, son las más conocidas entre la oferta de residencia, pero nuevos propuestas llegan a Madrid y os contaremos todo pronto. Y por supuesto, el asociacionismo tenaz es parte indispensable de esta ciudad. Los Artistas Visuales Asociados de Madrid (AVAM) son los custodios de la dignidad de una casta de ensoñadores de incontinencia creativa, llámense artistas.

Madrid es la ciudad favorita de Norman Foster.

 

NORMAN FOSTER EN MADRID

Llegó Lord Foster a Madrid y estableció la deseadísima por cualquier ciudad del mundo Norman Foster Fundation.

Punto y aparte, porque uno de los dioses del panteón de la arquitectura moderna ha hablado. Y ha dicho que Madrid es su ciudad favorita. Quizá porque la principal entrada a la ciudad, la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, sea un bosque de bambú, o porque la Fundación Giner de los Ríos se ha dado un baño de brillo, porque de una central eléctrica muerta emerge un centro cultural como el Caixa Forum, o porque a pesar de no ser blancas las torres de Francisco Javier Sáenz de Oiza siguen siendo pura poesía.

Planta de las torres blancas de Sáenz de Oiza

Planta de las torres blancas de Sáenz de Oiza

 

AMPLIANDO TERRITORIOS

Y esto solo acaba de empezar. Cuando hablamos de arte, diseño, arquitectura y restauración a todos nos viene a la cabeza barrios como Malasaña, Letras, Salamanca y desde hace poco Lavapies. Sin embargo la creatividad se expande como un condado medieval, está llegando al río e incluso lo está sorteando.

Arganzuela es el próximo Malasaña. Y de ello habla claramente Nuria Ribas, la directora de la revista cultural de este distrito, La Línea Amarilla. «Arganzuela es sin duda uno de los polos culturales de Madrid. En los últimos diez años han proliferado las salas alternativas de teatro, los estudios de jóvenes artistas y, sobre todo, iniciativas culturales nacidas del tejido social y asociativo, como la agenda cultural que promueve EVArganzuela. El reto es no desvirtuar esta acción cultural y ciudadana. Evitar que Arganzuela se convierta en un parque temático cultural. Se trata de mantener el equilibrio entre cultura ciudadana, iniciativa pública y tejido asociativo.» Buena prueba de ello, es que la Fundación Sandretto Re Rebaudengo está abriendo las cajas de mudanza en la Nave 9 de Matadero Madrid.

Usera y Carabanchel se postulan como el SoHo neoyorkino de los años sesenta y setenta. Grandes edificios se están convirtiendo en nidos y colmenas de creativos de todas las disciplinas que pueden convivir en armonía. Prometemos seguir informando puntualmente sobre ellos.

Por esto y por otros factores bien conocidos, Madrid atrapa a todo el que pone el pie en sus aceras.

 

 

Compartir

Tu comentario