Categories:> Es tendencia

NO POR AMOR AL ARTE

Esta entrada está dedicada a todos los creativos que saben lo que es no cobrar por su trabajo. Nos unimos a la campaña lanzada por Plataforma de Arte Contemporáneo. Y para aclarar (si cabe) lo que ya está claro, hemos hablado con su director, Óscar García.

Pocos títulos tan contundentes e incluso convincentes: NO POR AMOR AL ARTE. Los creativos lo entendemos facilmente. Entendemos que nuestro trabajo lleva tiempo, dedicación y entrega. Recordamos perfectamente todos los sacrificios que hemos hecho por nuestra profesión, e intuimos todos los que vendrán. A las profesiones no creativas les puede sonar familiar, porque a fin de cuentas, en el fondo, la dedicación es la materia prima del trabajo. Sin embargo, en muchas, muchísimas ocasiones, los creativos no cobramos, o cobramos muy por debajo de nuestras habilidades y tareas realizadas. Y esa, es la gran diferencia.

No-por-amor-al-arte

VALORAR EL TRABAJO CREATIVO

El sector creativo adolece de una gran enfermedad: es ignorado por la sociedad en general. Ante esta falta de valor social, es normal que nuestro trabajo no sea remunerado en términos equitativos. Imaginemos entonces nuestra sociedad actual sin diseñadores o fotógrafos. Una sociedad sin escultores, pintores, ilustradores o creadores audiovisuales. Imaginemos una sociedad sin gestores culturales, sin cantantes, músicos, bailarines, escritores, actores, y un larguísimo etcétera. Imaginemos pues, la manera de sacar adelante un proyecto social sin las mentes que inspiran su desarrollo.

Si los creadores no pueden crear, la cultura desaparece

Seguramente parezca una idea radical, pero no lo es tanto, teniendo en cuenta que la gran mayoría de este colectivo cobra por debajo del trabajo realizado, o incluso no cobra. Por eso, pudiera suceder que algún día los creativos abandonáramos nuestro trabajo. Y por desgracia, algunos ya han decidido hacerlo.

EL AMOR AL ARTE

Está claro que los que hemos elegidos las profesiones creativas anteponemos al amigo dinero otras satisfacciones. Sin embargo, esa no es disculpa para no recibir la remuneración correspondiente al esfuerzo realizado y a la satisfacción entregada a la sociedad y a los particulares.

Según el informe de Actividad Económica de los Artistas en España, un 46’9% de los artistas encuestados ingresan anualmente menos de 8.000 euros al año. Este mismo informe llega a la conclusión de que el artista mantiene con sus propios recursos el sístema del arte

Actividad-económica-de-los-artistas-en-españa

Nivel de ingresos anuales totales (en todas las actividades). Fuente: Actividad Económica de los Artistas en España

 

LA CAMISETA «NO POR AMOR AL ARTE»

Ante este panorama, la Plataforma de Arte Contemporáneo decidió poner rojo sobre blanco la situación que viven miles de creativos. Para ello han impreso camisetas que se pueden adquirir en la librería Swinton & Grant, para concienciar a la sociedad y a los propios creativos de una situación insostenible. Ya han desfilado muchas de estas camisetas por las ferias de arte de este año, como Arco, JustMad, Hybrid, Urbanity, Drawing Room, Art & Breakfast, FAC (Feria de Arte en Casa) y proximamente en Feria de Arte Santander, donde tuvieron un gran éxito de acogida en el sector. También crearon el evento NOPORAMORALARTE CUSTOM en la galería THEREDOOM, donde además de dar un trago extra de energía al proyecto, las ilustradoras Beatriz Naranjalidad y Coco Escribano se encargaron de deslizar colores por las camisetas del público asistente.

La educación es la clave para revertir esta situación.

En poco tiempo estas camisetas están haciendo un recorrido muy largo, y por eso, Plataforma de Arte Contemporáneo, decidió ilustrarlo en un documental que puedes ver en su web o debajo de estas líneas. Tanto trabajo y tantos esfuerzos, para abordar en todos los frentes la problemática que tratan de erradicar.

Es muy importante saber que el dinero recaudado con la venta de las camisetas se destinará a proyectos culturales en los que los intervinientes cobrarán en función de lo estipulado, mostrando que una gestión cultural justa es posible.

 

Share

Your comment