Categories:> Arte y diseño, gastronomía, Agenda

ARTE EN LA TERRAZA DE MODA DE SERRANO

David Paquet es un pintor imprescindible del ir y venir madrileño desde hace mucho tiempo. Hasta el día 30 de abril pásate por The Balcony by Arado Grocery & Restaurant para ver su exposición “Evolución”.

El concepto “terraza” es uno de los más reputados y practicados por los ciudadanos que se pasean por Madrid, sean de la nacionalidad que sean. Cada barrio practica a su estilo, y claro, el estilo Serrano es uno de los más característicos. El restaurante Arado Grocery & Restaurant del hotel Melia Madrid Serrano, ha rizado el rizo y ofrece lo mejor de una terraza, con la comodidad del interior. Diseño, arte, los mejores cócteles, con la sensación de disfrutar del aire y la claridad de la calle, y no de cualquier calle, sino Claudio Coello 139.

La persona elegida para inaugurar este nuevo concepto de ocio no podía ser más ideal. David Paquet es el artista de origen francés en el que se concentran todas las cualidades de ser madrileño: artista, amigo de sus amigos y amante de la vida. Hemos hablado con él en la inauguración de su exposición.

¿Por qué te quedaste en Madrid?

Vine a Madrid en septiembre del 88 y me enamoré de la ciudad. En el 89 tuve la suerte de conocer a Pablo Pérez Mínguez, PPM, un fotógrafo genial. Desde el principio nos caímos muy bien y me puse a trabajar con él en el estudio, tanto de estilista como de colaborador. El estudio estaba en la calle Montesquinza 14. Era el lugar predilecto de La Movida. Para muchos la Capilla Sixtina, porque había una pintura de Guillermo Pérez Villalta, pintura que ya ha desaparecido. Era el punto de encuentro, en el momento de La Movida, donde todo el mundo llegaba. Y aunque yo llegué tarde a La Movida, tuve la suerte de conocer por medio de Miguel Ángel Arenas “Capi” y Pablo, a mucha personas y a muchos personajes de La Movida, como Fanny McNamara, Pedro Almodóvar, Alaska. Y como “francesito” me vi muy honrado de conocerlos.

David Paquet, Pez cúbico, 2011

«Pez cúbico», 2011

¿Cómo entraste en el mundo de la pintura?

Yo siempre quise estudiar Bellas Artes. Se lo propuse a mi padre, y me dijo que me olvidara del tema. Puesto que era menor, no tuve más remedio que doblegarme a la autoridad paterna. Aún así, seguí aprendiendo, trabajando por mi cuenta, y por eso mi trayectoria es autodidacta.

¿Cómo describes la exposición que se encuentra ahora en The Balcony?

Sufrí una pequeña ruptura en un momento dado, en el año 2009, cuando hice un viaje a la isla de Creta. Yo siempre llevo un cuaderno de dibujo y colores para trabajar alrededor de la impresión de los días, porque soy “culo inquieto”. Pero al llegar a Chania, no encontré ninguna tienda de colores y cuando dimos una vuelta a la isla descubrí que había montones de barro de colores. Me traje catorce colores diferentes de barro natural recogido a ras del suelo. Por la noche trabajaba con esto. Hacía impresiones abstractas, algo un poquito extraño en mi. Y poco a poco, me fui familiarizando con el trabajo sobre papel, con los barros y fue evolucionando.
En la exposición hay una muestra de esas obras. Hay formas, geometrías, personajes, pero huyo de la perfección del retrato, porque he sido retratista durante muchos años, pero ahora estoy huyendo de esto. No busco la perfección. Me sorprendo a mi mismo cuando estoy dibujando una silueta y estoy empezando a dibujar la mano y me digo a mi mismo que no, que me da igual la mano, que se intuya solamente. Los personajes no tienen cara, ni hace falta, porque es maravilloso.

David-Paquet-Homenaje-a-Robert-Paquet-2014

«Homenaje a Robert Paquet», 2014

¿Cuál es tu fuente de inspiración?

Estoy en un proceso de conocimiento de mi universo. Estas obras de la última época son en honor al universo, de lo que nos rodea y llevamos dentro. Antes de ser lo que conocemos, estaba soñando. Si pensamos que el universo es una mente, esa mente estaba soñando. Ojo, hablo desde el punto de vista poético, no es un dogma. Al igual que por un punto pasan una infinidad de líneas, también pasan una infinidad de posibilidades.

¿Cómo ves la terraza The Balcony by Arado Grocery & Restaurant como lugar de exposición?

El lugar es maravilloso y me encanta la luz del atardecer. Es un lugar tranquilo, donde se ve la calle pero está muy resguardado. El diseño es muy bonito. No puedo pedir más y me siento muy contento, entre amigos. Lo importante es que todos hablamos el lenguaje del arte, que es el lenguaje del corazón.

David-Paquet-Satélico-2000

«Satélico», 2000

¿Bajo tu punto de vista, cómo marida el arte con la gastronomía?

No hay restaurante que no tenga una obra de arte, porque ¿cuál es el plato que no es una obra de arte? ¿Cuántos bodegones maravillosos hay en la historia del arte con comida? Todo está interrelacionado. Tenemos tendencia a pensar que todo está separado y no, todo está en conexión si está bien hecho. No hay distorsión. Somos humanos y vivimos en un universo humano. Si yo no me alimento, no puedo crear. Además, si tus sentidos están excitados por un plato bien preparado, con un perfume, esto ayuda mucho a la creación. Me imagino que es igual para el negocio. Se vende mejor un cuadro alrededor de una buena mesa que alrededor de nada.

Compartir

Tu comentario